La venta de bienes a través de máquinas de expedición automática, más conocida como Vending, es una industria relativamente joven y de extraordinario crecimiento en los últimos años. Gracias a unas cualidades que se amoldan, como ningún otro medio de venta, al ritmo de vida actual y la incorporación de nuevas tecnologías, este negocio es ideal para los jóvenes emprendedores.

Las premisas en las que se basan – únicamente contar con una máquina y elegir una localización – son accesibles para la mayoría de los bolsillos, desde los más modestos (una ó dos máquinas que sirvan de ingresos complementarios a otra actividad) hasta aquellos que quieren entrar por la puerta grande en esta industria. Actualmente, existen ya varias firmas de vending que forman parte de las empresas españolas más importantes, en cuanto a facturación se refiere.

Sea como fuere, siempre hay que tener en cuenta una serie de pasos previos a estudiar antes de saltar a la arena de este apasionante (y adictivo) negocio.

1- La máquina trabaja por mí

El Vending es algo más que una industria. Es un canal alternativo de venta, el más moderno de todos. La automatización de la entrega del producto y a cambio de un precio permite prescindir de una serie de encargados de venta necesarios en cualquier otra transacción comercial. Este hecho ofrece al nuevo emprendedor de Vending la posibilidad de reducir enormemente los costes de staff, y disponer de un valioso “tiempo libre” para emplear en otras empresas.

2- Productos “vending”

Podemos empezar por hablar de los artículos más clásicos y más estendidos (lo que no quiere decir que sean siempre los de más éxito; como ya hemos mencionado, el vending es un canal al que cada semana se incorporan nuevos productos, que optan por un canal de distribución rápido y, sobre todo, muy accesible). En este grupo entrarían las bebidas frías, las bebidas calientes y el tabaco.
El tabaco y el café son los que ocupan una mayor cuota de mercado en el Vending, con una tradición que se remonta a los inicios de la industria. Son también, sin duda, los que más han explotado las utilidades de la venta automática. En los últimos años se han incorporado también con fuerza los snacks, tanto dulces como salados, y más recientemente, los ready-meals (alimentos refrigerados que se cocinan en pocos segundos en un pequeño microondas incorporado en el interior de la expendedora).

Pero el Vending sigue creciendo o, más bien, el consumidor se va acostumbrado a sus ventajas. Ello implica que un sinfín de nuevos artículos se han ido incorporando a este instrumento comercial hasta hacerse prácticamente habituales: prensa, CDs y DVDs, juguetes, souvenirs, golosinas, preservativos, productos de higiene y hasta artículos eróticos. Y esto es sólo un pequeño elenco de lo que podemos encontrar en las máquinas expendedoras de todo el mundo (podríamos mencionar también bicicletas, bañadores y hasta langostas o coches…).

3- Dónde poner mi negocio

Si en un negocio cualquiera la localización es importante, en el caso del Vending se puede decir que es de vital importancia. Se puede decir de un modo general que los mejores lugares suelen ser sitios de mucho tránsito: estaciones de tren, bus o metro, hospitales, edificios públicos, paradas de autobús, playas, gasolineras, colegios, etc.

No obstante, los criterios para fijar la ubicación física de nuestra máquina están también directamente relacionado con el apartado anterior. El producto puede ser lo suficientemente determinante como para condicionar la instalación de la máquina en lugares aislados o de poco tránsito, pero estratégicamente ideales para la venta de dicho producto (por ejemplo, el caso de la venta automática de bañadores en piscinas municipales; o la ubicación de máquinas de artículos alimenticios o de bebidas en sitios aislados o de poco tránsito, pero que carecen de tiendas donde abastecerse).

4-Logística

La planificación de las ventas tiene que ser muy minuciosa, realizando un cuidadoso inventario de los productos que conforman el surtido de la máquina. A este respecto, es fundamental que la máquina tenga siempre producto y cambio disponible. Contar con un almacén donde poder guardar nuestro stock, además de un vehículo que nos permita cumplir las funciones de reposición, operaciones continuas y de vital importancia en el Vending, son premisas básicas de obligado cumplimiento.

Por último, se recomienda la utilización de marcas muy conocidas, aprovechando de este modo el marketing de sus productos. Algunos estudios apuntan a que esta práctica incrementa las ventas hasta un 20%

5-Flexibilidad

Cuando una máquina no proporciona los ingresos esperados podemos fácilmente cambiar nuestro plan de negocio en relación a la misma. Así, se puede optar por sustituir el producto o cambiar de localización. En cuanto a la segunda opción, debemos aprovechar las llamadas “áreas muertas” de locales y establecimientos. Cuando se activan a través de máquinas vending los beneficios son mútuos tantos para el operador de la expendedora como para el dueño del local.


Anuncios